martes, 11 de noviembre de 2008

¿indulto o amnistía? Ninguna de las dos

Martín Tanaka ha publicado un artículo en Peru21 sobre la polémica generada en torno a las propuestas de amnistía e indulto presentadas en el Congreso esta semana. Aunque el título es algo infeliz ("Indulto o amnistía para procesados de las fuerzas armadas ¿qué hacer?", que parece sugerir falazmente que el autor considera válidas estas dos opciones), plantea algunos temas con las que hay que estar de acuerdo de todos modos:

1) Que es necesario que el Estado cumpla con atender las demandas de los miembros de las fuerza armadas, policiales y comités de autodefensa que en la lucha contrasubversiva sufrieron diversos daños y secuelas. Este es un derecho de los afectados y sus deudos, y un deber del Estado que no puede aplazarse indefinidamente; 2) Que las ONG deben asumir mejor la agenda de estas organizaciones, pues también se trata de un tema de derechos humanos, 3) que no hay que dejar estos temas en manos de los sectores más reaccionarios, que los usarán para su propio provecho.

Sin embargo, estando de acuerdo en lo sustancial, no quiero dejar de comentar un par de cosas:

- Creo que hay que separar bien las agendas que se vienen manejando, y el artículo no lo hace del todo bien. ¿Quién pide indulto o amnistía? ¿Las organizaciones de deudos y familiares de militares y policías? No, que se sepa. Ellos exigen se cumplan los compromisos de Estado de reparación, que son varios. El indulto lo piden congresistas oficialistas y seguramente militares envueltos en crímenes. Es evidente e indignante la intención de los grupos pro impunidad de manipular la imagen y demandas de los héroes para su provecho. Bien vale la pena contribuir a evidenciar este juego de confusión.

- También está claro que hay que asegurar procesos rápidos, sentencias en plazos razonables y adecuada defensa para los militares que lucharon contra el terrorismo, pero ya fuera de la teoría me pregunto ¿por qué es prioritario hoy para el país resolver de modo urgente los casos de unos pocos militares procesados por desapariciones, torturas, ejecuciones, masacres y violaciones sexuales? No me queda claro por qué eso debe ser un tema A1. Porque esa es la verdad monda y lironda: son muy pocos los casos en proceso y TODOS son por graves violaciones de derechos humanos. No hay otros. Los promotores de estas leyes no han podido dar un solo ejemplo de caso emblemático que merezca una revisión o han falseado datos para confundir a la opinión pública.

- En vez de pedir celeridad para este puñado de casos, ¿no habría que preocuparse más por la salud de un país donde decenas de miles de casos nunca serán llevados ante la justicia? Desde mi punto de vista el problema no es que se esté enjuiciando a menos del 0.0005% o algo así, de los miembros de las fuerzas de seguridad involucrados en crímenes terribles, sino que la inmensa mayoría jamás será llevada ante la justicia y va caminando por la calle como si nada.

- Finalmente, quién puede estar en contra de que aquellos que pusieron el pecho para defender la colectividad se los trate con respeto y dignidad. Sin embargo, me parece, no se trata de pedir un mejor trato solo para los militares. Se trata de pedir un mejor trato para todos los ciudadanos afectados en sus derechos. No pueden haber cuerpos privilegiados en un democracia, ni justicia rápida para algunos y justicia corriente para el resto. Claro que es lamentable igualar para abajo.

Otros sobre el tema:
Desde el tercer piso, aportando reflexiones y sacando al fresco a dos personajes de medios de comunicación.
El morsa, llamando a tomar el pulso a la gente y salir del círculo ONG
útero de marita, en la misma línea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario