lunes, 27 de julio de 2009

Pequeño vals vienés - Lorca - Cohen - Lorca

Incluido en Poeta en Nueva York, IX: Huida de Nueva York. Dos valses hacia la civilización, Federico García Lorca Lorca escribió estos poemas entre 1929 y 1930.



Leonard Cohen compuso su bella versión del poema, y la musica para ésta, en 1986. Dos años después la incluyó en su album I'm your man, agregándo mayor presencia del violin y la segunda voz femenina, tan característica en los mejores de sus temas.

Ya como canción de Cohen, Take this waltz, retornó a España y ha sido cantada por innumerables intérpretes. Las versiones de Ana Belén y Enrique Morente son las me gustan más. La de Morente imagino, habría alegrado mucho a Federico.

Pero los españoles cantan la música de Cohen, aunque con la letra original de Lorca. Y calza, como brillo a la mirada.



Pequeño Vals vienés
Federico García Lorca

En Viena hay diez muchachas,
un hombro donde solloza la muerte
y un bosque de palomas disecadas.
Hay un fragmento de la mañana
en el museo de la escarcha.
Hay un salón con mil ventanas.

¡Ay, ay, ay, ay!
Toma este vals con la boca cerrada.

Este vals, este vals, este vals,
de sí, de muerte y de coñac
que moja su cola en el mar.

Te quiero, te quiero, te quiero,
con la butaca y el libro muerto,
por el melancólico pasillo,
en el oscuro desván del lirio,
en nuestra cama de la luna
y en la danza que sueña la tortuga.

¡Ay, ay, ay, ay!
Toma este vals de quebrada cintura.

En Viena hay cuatro espejos
donde juegan tu boca y los ecos.
Hay una muerte para piano
que pinta de azul a los muchachos.
Hay mendigos por los tejados.
Hay frescas guirnaldas de llanto.

¡Ay, ay, ay, ay!
Toma este vals que se muere en mis brazos.

Porque te quiero, te quiero, amor mío,
en el desván donde juegan los niños,
soñando viejas luces de Hungría
por los rumores de la tarde tibia,
viendo ovejas y lirios de nieve
por el silencio oscuro de tu frente.

¡Ay, ay, ay, ay!
Toma este vals del "Te quiero siempre".

En Viena bailaré contigo
con un disfraz que tenga
cabeza de río.
¡Mira qué orilla tengo de jacintos!
Dejaré mi boca entre tus piernas,
mi alma en fotografías y azucenas,
y en las ondas oscuras de tu andar
quiero, amor mío, amor mío, dejar,
violín y sepulcro, las cintas del vals.


Take this waltz
Leonard Cohen

Now in Vienna there's ten pretty women
There's a shoulder where Death comes to cry
There's a lobby with nine hundred windows
There's a tree where the doves go to die
There's a piece that was torn from the morning
And it hangs in the Gallery of Frost

Ay, Ay, Ay, Ay
Take this waltz, take this waltz
Take this waltz with the clamp on its jaws

Oh I want you, I want you, I want you
On a chair with a dead magazine
In the cave at the tip of the lily
In some hallways where love's never been
On a bed where the moon has been sweating
In a cry filled with footsteps and sand

Ay, Ay, Ay, Ay
Take this waltz, take this waltz
Take its broken waist in your hand

This waltz, this waltz, this waltz, this waltz
With its very own breath of brandy and Death
Dragging its tail in the sea

There's a concert hall in Vienna
Where your mouth had a thousand reviews
There's a bar where the boys have stopped talking
They've been sentenced to death by the blues
Ah, but who is it climbs to your picture
With a garland of freshly cut tears?

Ay, Ay, Ay, Ay
Take this waltz, take this waltz
Take this waltz it's been dying for years

There's an attic where children are playing
Where I've got to lie down with you soon
In a dream of Hungarian lanterns
In the mist of some sweet afternoon
And I'll see what you've chained to your sorrow
All your sheep and your lilies of snow

Ay, Ay, Ay, Ay
Take this waltz, take this waltz
With its "I'll never forget you, you know!"

This waltz, this waltz, this waltz, this waltz ...

And I'll dance with you in Vienna
I'll be wearing a river's disguise
The hyacinth wild on my shoulder,
My mouth on the dew of your thighs
And I'll bury my soul in a scrapbook,
With the photographs there, and the moss
And I'll yield to the flood of your beauty
My cheap violin and my cross
And you'll carry me down on your dancing
To the pools that you lift on your wrist
Oh my love, Oh my love
Take this waltz, take this waltz
It's yours now. It's all that there is


Tiempo despues Cohen puso a su hija por nombre Lorca. Y su hijo, Adam, también artista, canta temas de su padre, entre esos, Take this Waltz. Y en inglés lo canta con la letra de Leonard y en español lo canta con la letra de Federico.

domingo, 12 de julio de 2009

kkk



Las uñas

Estas uñas terminarán por enloquecerme.
Las corto y vuelven a crecer —especialmente ahora
en primavera no se soportan—
Dicen: uñas largas, viajes largos.
No quiero viajes. Quiero saber
dónde me encuentro ahora.

Crecen continuamente, llenan la habitación
se aprietan en las puertas, me molestan para comer
en el toilette, en la calle.
Pero lo más importante es que no puedo
abrazarte. Apenas voy a tocarte
se enroscan en tu cuerpo y te hacen sangrar.

Las pongo en los bolsillos
desgarran el pantalón
vuelven a aparecer.

Ahora me dirán: ¿El mundo se derrumba
y nosotros hablamos de uñas?

Aquí están otra vez, crecen como las noches.
Pienso cortar mis manos para quedarme tranquilo.

Pero seguro que crecerán en mi espalda —hallarán una salida-
Lo más importante sin embargo es que no puedo abrazarte.

Yanis Kondós



La ciudad

Dijiste: "Iré a otra tierra, iré a otro mar.
Debe existir una ciudad mejor que ésta.
Todo esfuerzo mío es aquí una condena,
y mi corazón —como un muerto— está sepultado.
¿Hasta cuándo mi espíritu permanecerá en este marasmo?
Donde vuelvo mis ojos, donde miro
veo las negras ruinas de mi vida, aquí
donde tantos años pasé y arruiné y perdí".

No hallarás sitios nuevos, no hallarás otros mares.
La ciudad te seguirá. Darás vuelta por las mismas
calles. Envejecerás en los mismos barrios,
y en estas mismas casas encanecerás.
Siempre llegarás a esta ciudad. Para otra parte —no lo esperesno
hay barco para ti, no hay camino.
Al arruinar tu vida aquí, en este pequeño rincón,
en toda la tierra la arruinaste.

Constantino Kavafis



Posteridad

La naturaleza infinita necesita nuestra muerte
y la piden las bocas purpúreas de las flores.
Si vuelve la primavera, otra vez nos dejará,
y después ya no seremos ni sombras de las sombras.

La brillante luz del sol espera nuestra muerte.
Todavía veremos un crepúsculo triunfal
y después abandonaremos las noches de abril
para marcharnos a los reinos oscuros del más allá.

Acaso queden detrás nuestro los versos,
diez versos solamente acaso queden,
como las palomas que sueltan los náufragos al acaso
y dejan su mensaje cuando ya es tarde.

Kostas Karyotakis


viernes, 8 de mayo de 2009

Flores

Hace varios años, esperando mi bus en el cruce de las avenidas Javier Prado y Arenales, reparé en uno de los carteles que la Municipalidad de San Isidro coloca en sus calles para disimular espacios medio abandonados. La mayor parte tienen mensajes pueriles, fotos de flores, olivares, alabanzas huachafas hacia la mujer. Pero en este había un fragmento de poesía: 


Pienso en esa flor que se enciende en mi cuerpo. La
hermosa, la violenta flor


No había leído aún a Blanca Varela, no sé por qué. Y gracias a este cartel empecé. Busqué aquel poema. Ultimo poema de junio

Vi que me había impresionado por causas equivocadas. Lo que sentí al leer el fragmento en la calle me hizo pensar en la voluntad de lo frágil, su tenacidad, su violencia perfecta, contenida. Y me conmovió ese traspaso de roles que el poema imponía a la flor, a la mujer y a su cuerpo, que podía ser poderoso, incluso temible, pero bello, aún. Con una fuerza presta a encenderse. 

Entonces no lo sabía, pero quien diseñó aquel cartel había cortado un verso por la mitad, algo inusual:

Pienso en esa flor que se enciende en mi cuerpo. La
hermosa, la violenta flor del ridículo. Pétalo de carne
y hueso. ¿Pétalos? ¿Flores?
Preciosismobienvestido,
muertodehambre, vaderretro.

Se trata simplemente de heridas congénitas y
felizmente mortales.

(...)


Sí, dice otra cosa. Varela no quiso hacerme sentir lo que sentí esa noche en la calle. Eso lo logró aquel otro autor que decidió cortar el verso justo allí, antes de "del ridículo". ¿Por qué lo hizo? ¿Quién es ese autor desconocido, ese interventor, ese poeta de muro municipal? ¿Lo hizo por simple casualidad, por cansancio, porque le sonaba mejor así, por algún motivo ideológico? 

Varela, más bien, parece querernos transmitir su hartazgo por los recursos manidos, su malestar frente a lo superfluo y la relación con la mujer y la flor y todas las asociaciones ligeras y empobrecedoras que nacen de ella, en la poesía y fuera de ella, en la vida misma, sobre todo esa vida misma que es la cotidiana y más corriente y por lo mismo, la estable.   

Mi opinión: me gustan ambas versiones (curiosa versión que es igual a la original, menos un fragmento...). 

Muchos años después mi hermano, el efra, hizo un micro video para la feria del libro del cono norte, en homenaje a Varela. Le conté la anécdota, lo que significó para mí, y cómo podía ser un buen elemento para contar cómo un transeúnte cualquiera puede descubrir una poeta esperando su combi. Y que la ciudad puede contener fragmentos de belleza aún en lo burocrático, en lo más común y familiar. Algo de esto uso para su video.  




Para terminar con el tema de las flores, comparto algunos poemas que hablan de ellas, sobre todo de las rosas, la flor más flor que pueda haber. Son siete poemas que van de la celebración, el juego y la identificación (Corcuera, Storni), pasan por la contemplación perfecta (Enamoto Kikaku), por dos epitafios (Gelman, Brull) y terminan con la destrucción de la rosa como figura típica poética, brutalmente (Blake) y con burla (Varela), en un poema, a rose is a rose que claramente, tiene mucho que ver con aquel que ha dado origen a esta cháchara.       


Sueño y fábula de la mariposa

Flor huída,
pesadilla de la rosa
imaginándose perseguida.
El estambre se aroma y se colora
cuando sobre el se posa.
Colora voladora,
mariposa.

Arturo Corcuera


Soy esa flor

Tu vida es un gran río, va caudalosamente,
a su orilla, invisible, yo broto dulcemente.
Soy esa flor perdida entre juncos y achiras
que piadoso alimentas, pero acaso ni miras.

Cuando creces me arrastras y me muero en tu seno,
cuando secas me muero poco a poco en el cieno;
pero de nuevo vuelvo a brotar dulcemente
cuando en los días bellos vas caudalosamente.

Soy esa flor perdida que brota en tus riberas
humilde y silenciosa todas las primaveras.

Alfonsina Storni


Haiku

El niño ciego,
guiado por su madre,
frente al cerezo en flor.

Enamoto Kikaku
(Versión de Octavio Paz)


Epitafio

Un pájaro vivía en mí.
Una flor viajaba en mi sangre.
Mi corazón era un violín.

Quise o no quise. Pero a veces
me quisieron. También a mí
me alegraban: la primavera,
las manos juntas, lo feliz.
¡Digo que el hombre debe serlo!
(Aquí yace un pájaro.
Una flor.
Un violín).

Juan Gelman



Epitafio a la rosa

Rompo una rosa y no te encuentro.
Al viento, así, columnas deshojadas,
palacio de la rosa en ruinas.
Ahora -rosa imposible- empiezas:
por agujas de aire entretejida
al mar de la delicia intacta,
donde todas las rosas
-antes que rosas-
belleza son sin cárcel de belleza.

Mariano Brull



La rosa enferma

¡Oh rosa, estás enferma!
El gusano invisible
que vuela en la noche,
en la tormenta aullante,

Ha encontrado tu lecho
de alegría carmesí,
y su secreto amor oscuro
destruye tu vida.

William Blake
(Versión de Homero Aridjis)


A rose is a rose

inmóvil devora luz
se abre obscenamente roja
es la detestable perfección
de lo efímero
infesta la poesía
con su arcaico perfume

Blanca Varela


jueves, 7 de mayo de 2009

La cumparsita

Hace dos noches se inauguró la Semana del Arte de Lima, un festival que ojalá tomé más vuelo y se abra a más posibilidades, pues bajo el formato actual aparece un poco chapado a la antigua, como amarrado a una visión del arte refinado que no está mal, pero que deja de lado la posibilidad de enganchar con expresiones populares que también son arte y mucho, y a veces mejor que el de las galerías (por ejemplo llama la atención que paralelamente a este festival se esté desarrollando el FITECA en Comas). 

Ya se verá en el futuro. En la inauguración se presentó un conjunto argentino que interpretó tangos y milongas modernos, donde primó Astor Piazzolla. Estuvieron muy bien. Pero más bacán fue que el respetable público peruano no se cansó de pedir a gritos durante todo el concierto que tocaran "La cumparsita". Algo así como chévere tu tangito raro y sus finales desafinados y locos, pero a mi me tocas mi cumparsita o si no no es recital de tango ni es argentina ni es gardel ni es nada. Puro floro musical.  

Quedan claras algunas cosas. Que el peruano de a pie (por lo menos el que transita por la plaza de armas)  sabe su tango. Que le gusta y reconoce La cumparsita y El Choclo y Por una cabeza y Uno y varios de los clásicos. Que los músicos argentinos deben estar hartos de que les pidan la misma jodida cumparsita siempre, pues los de anoche se resistieron hasta el final y sólo cedieron a tocar "un cachito" de cumparsa como introducción al "libertango" de Piazzolla. Y que justamente, al genio platense la cumparsita le parecía el peor de todos los tangos. Ni modo. 

Aca una versión cantada por Tito Schipa, uno de los tenores más grandes del siglo XX cantando una de las canciones populares más grandes del siglo XX. A mi me gusta un huevo. 


martes, 5 de mayo de 2009

Evolución

Francis Bacon, autoretrato

1

Te extinguiste

Ninguno de tus trucos impidió
Que expusieran tu interior como a un cerdo de feria
Tu viejo idioma sonó peligroso
Alejó para siempre cualquier posibilidad de entendimiento
Y por miedo a tu magia
Cosieron tus labios a tu cuello
Y cortaron tu cabeza
Tu mueca rogando
Repitió al último hombre mono antes de ser destripado
Por los nuevos hombres

Te extinguiste
Una cáscara tuya flota en algún sueño
Quizá prolongue en los colores tu agonía



H. Gracia

lunes, 20 de abril de 2009

Documental Lucanamarca

Este lunes se estrena el documental peruano Lucanamarca, producido por TV Cultura y apoyado por COMISEDH. La película narra la trágica experiencia vivida en este distrito de la provincia de Huancasancos, en Ayacucho, asolada por la violencia senderista durante la década de 1980.

Lucanamarca se recuerda principalmente, desde Lima, por la masacre cometida por Sendero Luminoso en 1983 contra decenas de comuneros, y asumida incluso por el propio Abimael Guzmán como "un escarmiento" a las poblaciones que se atrevían a rebelarse ante su proyecto armado.

Desde entonces, la población de Lucanamarca ha seguido viviendo y pugnando por reconstruir sus vidas y su colectividad, al margen de las preocupaciones del Perú oficial. En 20 años, han pasado el trabajo de la Comisión de la Verdad, el juicio y sentecia de los responsables, la exhumación de los cuerpos de los asesinados, la ceremonia en Lima y Ayacucho, el entierro y la construcción de un cementerio en homenaje, los trabajos por reconstruir la memoria colectiva y, en un final inesperado y trágico (de la historia, no de la película), la muerte de uno de los sobrevivientes de la masacre y símbolo gráfico de la CVR.

En UVK Larcomar.

miércoles, 1 de abril de 2009

Poesía rusa




EN EL FONDO DEL INFIERNO

A la memoria de A. Blok y N. Gumilev

Cada día más salvaje, más sorda,
se entorpece, lívida, la noche.
Un viento fétido apaga, como velas, las vidas.
Ni llamar, ni gritar, ni ayudar.
Oscura es la suerte del poeta ruso:
un destino impenetrable lleva a Pushkin
frente a la boca de una pistola;
a Dostoievsky, al cadalso.
Quizá yo correré la misma suerte,
mi amarga Rusia filicida,
y pereceré en el fondo de tus sótanos,
o me deslizaré en un charco de sangre.
Mas no abandonaré tu Calvario,
ni renunciaré a tus tumbas.
Deja que acaben conmigo el hambre y la malicia.
No escogeré otro destino:
si debo morir, moriré contigo,
y contigo me levantaré, como Lázaro del ataúd.

Maximilian Voloshin
De Caminos de Rusia, 1921


ORACIÓN

“Dame años amargos de enfermedad,
de insomnio y de fiebre.
Quítame a mi niño y a mi amigo
y el don misterioso de cantar”

Así Te ruego, mi Dios, ante el altar,
que después de tantos penosos días,
el nubarrón que cubre el cielo de mi Rusia
se cambie en nube clara y en rayos de luz.

Anna Ajmátova
De La bandada blanca, 1916-1922


EL COMPAÑERO

Tras el enemigo de nuevo caminamos
hacia el poniente cinco días, palmo a palmo.


El quinto día, bajo un fuego inclemente
cayó mi compañero, el rostro hacia el poniente.


Tal como avanzaba, así murió: corriendo.
Así cayó y así quedó en la nieve, yerto.


Abrió los brazos anchos como si quisiera
abarcar en ellos a la nación entera.


Como si él, que dio su vida en la pelea,
aún después de muerto su tierra protegiera.


Muchos días amargos la madre llorará.
La victoria no podrá devolvérselo ya.


Mas para él —que lo sepa la madre doliente—
fue más fácil morir con el rostro al poniente.

Konstantín Símonov
De La libreta del frente, 1942

viernes, 27 de marzo de 2009

No todo es símbolo. Sobre la muerte del señor Camana

"El rostro oculto". Juana Crespo
Me jode tanto.

- El desprecio por la vida del señor Camana que han mostrado los políticos, de los dos bandos, buscando sacar provecho de él con diferentes razones. No tienen disculpa.

- El olvido en el que estuvo por más de veinte años, como tantos otros ancianos que sufrieron durante la violencia y que se van muriendo sin haber recibido justicia, o reparación, o un reconocimiento mínimo o por lo menos un apoyo simbólico sincero y solidario. Y se seguirán muriendo frente a las narices de todo el mundo.

- La sociedad civil, acostumbrada a trabajar solo bajo los parámetros de sus proyectos y sin ser capaces de acercarse a las personas con sencillez y reconocer las necesidades más apremiantes, urgentes, de vida o muerte, y brindarles un consuelo aunque sea moral.

- La confusión de sentimientos ante su imagen, que ha simbolizado por varios años lo mejor del trabajo de la Comisión de la Verdad y Reconciliación. Y saber que -y no haber visto que- no todo son imágenes y memoria y cultura, sino que hay cosas sociales tan concretas como gente, medicinas, vejez, responsabilidad, permisos, familias.

Pensaba usar esa fotografía en una publicación, porque sentía que era apoyar lo que representa, y reivindicar ese tema y ese trabajo frente a tantos ataques. Pero todo esto lo estaba haciendo en automático, sin detenerme a pensar que las fotografías o cualquier otro ícono no son sólo símbolos de algo, sino que son fotos de alguien. De una persona que se detuvo un instante fugaz frente a la cámara, pero que siguió viviendo, fuera del foco de nuestra atención.

viernes, 13 de marzo de 2009

Plena primavera


Murió entre sus brazos, no sin mirarlo an-
tes profundamente. ¿Todo estaba perdido?
No. El día hacía ruido, ocupaba todo. De-
volvía lo perdido ayer, para siempre. Ya no
habían estrellas y hacía un calor de verano.

Lo muerto, muerto está. Hay que sem-
brar violetas alrededor de la tumba. Pronto
vendrá el hielo y un cadáver sin flores es
un fracaso.

Lo que miraba no existe más. Sólo un
fardo de seda y un rumor en la noche de
la carne.

La vida trabaja en la muerte con una
convicción admirable. ¡Qué ejércitos, qué
legiones, qué rebaños combatiendo y pas-
tando en ese campo de hielo y silencio!

Cada cual cobrará su pieza y las violetas
tendrán lo suyo: azul profundo de una mi-
rada definitivamente perdida. Y la tierra,
el rojo de la sangre detenida. Y el aire,
ahito de festín, el vuelo seguro de quien
sabe cerrar las puertas.


Blanca Varela
De Luz de Día, Lima, 2963

domingo, 8 de marzo de 2009

La creación del mundo y la caida del hombre - Primer día


Primer día

Al principio Dios creó el cielo y la tierra
Pudo empezar creando cualquier otra cosa
Como un murciélago
O una nube
O una estrella
Pero la tierra fue lo primero
Que se le vino a la mente

Y la tierra era algo informe y vacío
Y las tinieblas cubrían el abismo
Y el soplo de Dios aleteaba sobre las aguas
Explorando
Que era como explorarse y conocerse
A sí mismo

Entonces Dios dijo:
"Que exista la luz"
Y la luz existió
Dios vio que la luz era buena
Y separó la luz de las tinieblas

Y llamó Día a la luz
Y Noche a las tinieblas

Así hubo una tarde y una mañana:
Este fue el primer día

El segundo todo salió mucho peor


Herman Gracia

sábado, 7 de marzo de 2009

Melancolía

Un viento olvidado limpia sus lágrimas frías
en los cristales de las ventanas. Llueve.
Confusas tristezas llegan a mí; pero
el dolor
que siento, no lo siento en mí mismo
ni en el corazón
ni en el pecho
sino en las gotas de lluvia que caen
y el inmenso mundo, metido en mi ser,
con el otoño y con sus tardes
me duele como una herida.
Nubes cargadas pasan hacia los montes
y llueve.

Lucian Blaga (1895- 1961)
Breve antología de la poesía rumana.

miércoles, 4 de marzo de 2009

Cuatro Poetas de Europa Oriental



El Fiasco de la creación

Aletas, piernas, élitros, tentáculos,
brazos, pinzas, cabezas a granel,
troncos humanos, perfectos o feos,
en inmenso caldero se revuelven.

De pronto el agua turbia del caldero
por una vara tosca es removida,
y en un latir feroz los corazones
desnudos con dolor se contorsionan.

El bodrio empieza a enfriarse muy despacio.
Y el hacedor ahora ya no sabe
qué hacer con él, su cara se oscurece

y ante la creación, fiasco inconfeso,
quiere huir a través del laberinto
de su espacialidad bizca y curvada.


Lázlo Kálnoky (Hungría)



Canción del fin del mundo


El día del fin del mundo
La abeja ronda sobre los geranios,
El pescador teje una red luminosa,
En el mar juegan los alegres delfines,
Los tiernos gorriones saltan en el alero
Y luce dorada la piel de la serpiente,
Como debe ser.

El día del fin del mundo
Las mujeres van por el campo bajo las sombrillas,
El ebrio dormita a la orilla del césped,
Los verduleros gritan en la calle,
Y una lancha de vela amarilla encalla en la isla.
El tono del violín vibra en el aire
Y entreabre la noche estrellada.

Y los que esperaban relámpagos y truenos,
Quedan decepcionados.
Y los que esperaban señales y trompetas del arcángel
No creen que ha llegado la hora.
Mientras el sol y la luna estén en el firmamento,
Mientras el abejorro hechice a la rosa,
Mientras nazcan los niños dichosos,
Nadie cree que ha llegado la hora.

Sólo el anciano de cabello blanco, que podría ser profeta
Pero que no lo es, porque tiene otro oficio,
Murmura al coser las ristras de tomates:
Ya no vendrá otro fin del mundo,
Ya no vendrá otro fin del mundo.

Czeslaw Milosz (Polonia)



Pessoa

Mirábamos los dos la acacia al otro lado de la calle.
Todas las mañanas ese era nuestro momento de intimidad.
Te dejaba en la mesilla de noche con los ojos clavados
en el mundo exterior.
Por la noche me esperabas junto a la puerta: practicabas con placer el mismo
ritual
que me tranquilizaba y me enternecía.
Te llamé Fernando Pessoa desde el primer día
cuando él te trajo a casa, era a fines de octubre,
hace ocho años: un ovillo negro alimentado por una pipeta.
Durante mucho tiempo no te tomé en serio
llenabas los pasillos de una pareja acosada.
En primavera quise dejarte en la tierra fresca,
te revolviste con tanta desesperación en mi jersey,
que el pavor de tu mirada me embargó,
como si aquel pedazo de suelo rodeado de cemento nos hubiese arrastrado
a los dos hasta la profundidad.
Los primeros años me iba sin que me importaras,
hasta que él me dijo que habías desaparecido.
Te pasaste una semana pegado a la copa de la acacia,
aún se ve la corteza arañada por tu abrazo.
Un niño se subió hasta donde estabas, te tiró de una pata
y te la rompió. El caso es que volvimos juntos a casa.
Te acariciaba sin cesar y tú ronroneabas empujándome la mano
con tu cabeza
y de pronto me clavaste la mirada
un rato muy largo. Con una luz que parecía venir de otro mundo.
Tu presencia se volvió indispensable para nosotros.
Tú nos acercaste de nuevo, nos limpiabas diariamente
el fango pegajoso de afuera.
En Navidad no compramos árbol. Pusimos unas ramas
adornadas con globos en la ventana. Cuando no viste
sus arco iris, cuando ya no saliste de la pila
de revistas y periódicos, volví a sentir pavor.
Cogí la vasija de conchas marinas traídas de Rodas
y la volqué a tu alrededor.
Te estuve vigilando hasta la Nochevieja.
Los fuegos artificiales dibujaban en el cielo
el perfil de la bomba de Hiroshima.
El estallido final te dejó el cuerpo un instante
flotando en el aire y a los ojos les dio un respiro para sumergirse
en la oscuridad.

Denisa Comanescu (Rumania)



El niño

Ese niño pasó sin intermedio
de recién nacido a recién muerto

su piel seca no parece
que sirva para mucho pero de todos modos

se la arrancan
y todos vemos que hasta el más insignificante de nosotros

tiene un uso en esta industria
de la muerte anónima y limpia

Se discute brevemente
en murmullos que estiran los labios resecos

¿habrá llegado a vivir un recuerdo?
¿habrá logrado crear un olvido?

O será sólo otro pellejo
cosido a una bota que marcha indetenible

Herman Gracia (Checoslovaquia)

jueves, 26 de febrero de 2009

Comunicado - Rechazo de apoyo para un museo de la memoria

La memoria no puede ser prioridad para quienes prefieren olvidar selectivamente, es natural. Por ello la negativa del Gobierno a aceptar la donación alemana para un museo de la memoria que incluya la conocida muestra fotográfica Yuyanapaq.

El texto que está circulando ha sido elaborado por Salomón Lerner y sus colegas de la Asociación Caminos de la Memoria quienes venían haciendo gestiones en ese sentido. Ha sido suscrito por Gustavo Gutiérrez, Mario Vargas Llosa, Fernando de Szyszlo, entre otras personas del mundo de las letras, las ciencias y las artes. El comunicado será publicado el domingo 1º de marzo en los diarios El Comercio y La República. Si están de acuerdo, pueden adherir colocando su DNI a:
impacto_idehpucp@pucp.edu.pe

Comunicado sobre rechazo de apoyo alemán a la construcción y mantenimiento del Museo de la Memoria

1. Entre los años 1980 y 2000, los peruanos sufrimos un intenso periodo de violencia armada iniciado por la organización terrorista conocida como Sendero Luminoso. En ese proceso, la subversión cometió masivas violaciones de los derechos humanos y crímenes contra la humanidad, acarreando con ello que el propio Estado cometiera a su turno reiteradas violaciones de los derechos humanos.

2. A partir de la investigación realizada por la Comisión de la Verdad y Reconciliación (2001-2003), es evidente que la única forma de lograr una reconciliación justa y de espíritu democrático es cumplir los derechos de las víctimas a la verdad, la justicia y las reparaciones. Elemento indispensable de ello es una amplia conmemoración de los hechos y una reflexión honesta sobre el pasado.

3. Como parte de esa necesaria conmemoración y también como motivación para un diálogo reconciliador fue creada, hace cinco años, la exposición fotográfica “Yuyanapaq” (“Para recordar”), la cual ha sido reconocida en su valor reparador y artístico por la opinión pública nacional e internacional. Dicha exposición fue asumida por el Estado y se halla actualmente albergada en el Museo de la Nación. Su destino final, sin embargo, siempre ha sido el de integrarse en un conjunto monumental en un lugar céntrico de la capital donde ha de crearse el Museo de la Memoria.

4. Con la exclusiva finalidad de hacer posible ese conjunto conmemorativo, el gobierno de Alemania ha realizado el generoso ofrecimiento de más de dos millones de dólares,con los que se financiaría la concreción y el mantenimiento de tan importante gesto simbólico. Sin embargo, es sorprendente e ingrato constatar que el gobierno del Perú ha rechazado dicho ofrecimiento, lo cual indica su desinterés de base en realizar la obra. Semejante rechazo, por desgracia, se suma a otro dado por el anterior gobierno ante la posibilidad de recibir recursos internacionales que hubieran ayudado al Estado peruano a atender las reparaciones debidas a las víctimas de la violencia.

5. Reconocemos, por cierto, las facultades de las autoridades de nuestro Estado para tomar decisiones como la mencionada. Es necesario, sin embargo, llamar la atención sobre esta inexplicable negación a hacer un elemental gesto de reconocimiento ciudadano tan necesario para el afianzamiento de nuestra democracia. La negativa del Estado no sólo empaña nuestras relaciones con un país amigo, sino que habla de la pobre comprensión de las autoridades sobre las tareas históricas que debemos afrontar para construir una verdadera democracia.

6. Es importante resaltar que la conmemoración de víctimas de la violencia, gesto humanitario elemental, es hoy en día un elemento básico del consenso ético internacional y una práctica adoptada por las naciones democráticas del mundo. Ella es aun más importante en países como el nuestro, donde la violencia se desarrolla sobre un telón de fondo histórico marcado por intolerables exclusiones étnicas y de género. Por ello objetamos de manera respetuosa pero categórica esta insensible actitud del gobierno, y llamamos a los peruanos de espíritu democrático a redoblar esfuerzos por redimir nuestro pasado violento, no mediante el silencio sino por medio del recuerdo honesto, compasivo y justiciero.

martes, 24 de febrero de 2009

Espejo

Fujimori antes de lavarse la cara en las mañanas
(despúes queda igualito)

Preguntas y respuestas sobre juicio a Fujimori

Preguntas y respuestas sobre el juicio al ex Presidente del Perú Alberto Fujimori por violaciones a los derechos humanos

Human Rights Watch23 febrero 2009


¿Cuáles son los cargos contra el ex presidente peruano Alberto Fujimori?

El 20 de septiembre de 2007, la Corte Suprema de Chile autorizó la extradición al Perú del ex presidente peruano Alberto Fujimori para ser juzgado por diversos cargos vinculados con graves violaciones de los derechos humanos, abuso de poder y corrupción. Estos cargos se enmarcan en tres grupos de delitos, por los cuales será juzgado en procesos separados.

El proceso que se está desarrollando actualmente trata de las violaciones a los derechos humanos cometidos durante cuatro episodios: la masacre de Barrios Altos en noviembre de 1991, en la cual fueron asesinadas 15 personas, incluido un niño; la desaparición y el posterior asesinato de nueve estudiantes y un profesor de la Universidad La Cantuta en julio de 1992; y los secuestros del periodista Gustavo Gorriti y el empresario Samuel Dyer. Tanto la masacre de Barrios Altos como la de La Cantuta fueron ejecutadas por una unidad compuesta por miembros del Servicio de Inteligencia del Ejército conocida como “Destacamento Colina”. Fujimori está siendo juzgado como responsable de los asesinatos cometidos por dicho destacamento.
Los fiscales concluyeron la exposición de alegatos finales el 28 de enero de 2009. Se espera que el tribunal, integrado por jueces de la Sala Penal de la Corte Suprema de Perú, se pronuncie en las próximas semanas.

¿En qué tipo de pruebas públicas se sustentan los cargos?

Existe una importante cantidad de documentos disponibles en el ámbito público que sustentan los cargos contra Fujimori—tanto sobre los hechos relacionados con los crímenes como sus supuestos vínculos con Fujimori.

La existencia del Destacamento Colina y su conexión con atrocidades como las muertes de Barrios Altos y La Cantuta han sido documentados exhaustivamente por organizaciones de derechos humanos y por la Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR) de Perú, la cual investigó los hechos de violencia que se desataron en ese país entre 1980 y 2000 y publicó su informe al respecto en agosto de 2003. La Corte Interamericana de Derechos Humanos también analizó las muertes de La Cantuta (La Cantuta vs. Perú) y reconoció en su sentencia del 26 de noviembre de 2006 que existían prácticas sistemáticas y generalizadas de detención ilegal y arbitraria, tortura, ejecuciones extrajudiciales y desapariciones forzadas durante el período relevante de los asesinatos de La Cantuta en 1992, así como la responsabilidad del Destacamento Colina por dichos asesinatos.

En cuanto a los vínculos de Fujimori con el Destacamento Colina, como se explica en el informe de Human Rights Watch de 2005, titulado “Presunción Fundada: Pruebas que comprometen a Fujimori”, las pruebas disponibles indican que este grupo se creó deliberadamente dentro del Servicio de Inteligencia del Ejército (SIE) y el Servicio de Inteligencia Nacional (SIN) con el fin de llevar a cabo operativos de “eliminación” de presuntos integrantes del grupo armado Sendero Luminoso, con el conocimiento y la aprobación de funcionarios de alto rango. Entre las pruebas, se incluyen declaraciones realizadas por integrantes del propio Destacamento Colina. También se incluyen numerosos documentos oficiales pertenecientes a los registros de inteligencia del Ejército, en los cuales se hace referencia al “Destacamento Colina” como una pieza integral de la estructura de inteligencia del Ejército, cuyos miembros eran asignados, transferidos, dirigidos y sancionados según las órdenes de los más altos funcionarios de inteligencia del Ejército.

El Destacamento Colina operó en una época en la cual Fujimori ejercía un fuerte control sobre las Fuerzas Armadas, e incluso llevó a cabo un “autogolpe”, que llevó al cierre del Congreso y permitió tomar el control absoluto del gobierno con el apoyo de las Fuerzas Armadas. En este contexto, hubiera sido sumamente difícil que Fujimori no estuviera al tanto de la existencia del Destacamento Colina (en especial, luego de los asesinatos de Barrios Altos, que recibieron amplia cobertura en los medios), y resulta claro que Fujimori contaba con la autoridad efectiva para poner fin a estos operativos si así lo hubiera querido.

Asimismo, hay numerosas pruebas, entre ellas declaraciones de miembros del Destacamento Colina y otros integrantes de las Fuerzas Armadas, que respaldan la afirmación de que Fujimori conocía y autorizaba los operativos del destacamento y que ayudó a sus miembros a evitar verdaderamente rendir cuentas, mediante una Ley de Amnistía que permitió su liberación al año de su condena.

Además de las pruebas concretas que señalan que Fujimori conocía los operativos del Destacamento Colina y no actuó para detenerlos, también se presentaron durante el juicio cuantiosas pruebas que demuestran que Fujimori participó activamente en el diseño, el desarrollo y la implementación de una nueva estrategia de lucha contra el terrorismo en Perú. Las pruebas indican que Fujimori asignó al Servicio de Inteligencia Nacional (SIN) un rol central en la aplicación de dicha estrategia, ordenando que se transfirieran fondos desde las Fuerzas Armadas hacia el SIN y designando a su asesor más cercano, Vladimiro Montesinos, como jefe de facto del SIN y representante del gobierno ante las Fuerzas Armadas. De esta manera, según las pruebas, el SIN habría entrado a controlar los aparatos de inteligencia del estado, disponiendo la conformación de equipos y destacamentos del ejército. Es así que, si bien el Destacamento Colina estaba integrado por miembros del SIE, operaba de manera cercana con el SIN, según surge de otra sentencia dictada en el juicio contra el ex director del SIN, el Gral. Julio Salazar Monroe, a quien se atribuyó la responsabilidad de algunos de los crímenes del Destacamento Colina. El tribunal también determinó que el Destacamento Colina constituía una unidad operativa cuyo propósito era “eliminar” a supuestos subversivos.

De hecho, varios años antes, la CVR llegó a conclusiones similares, determinando que “posee indicios razonables para afirmar que el presidente Alberto Fujimori, su asesor Vladimiro Montesinos y altos funcionarios del Servicio de Inteligencia Nacional tienen responsabilidad penal por los asesinatos, desapariciones forzadas y masacres perpetradas por el escuadrón de la muerte denominado ‘Colina’”.

¿Cuál es el supuesto alcance de la responsabilidad de Fujimori?

Los fiscales han argumentado que no sólo estaba Fujimori al tanto de los asesinatos de La Cantuta y Barrios Altos y que los había autorizado, sino que además estos asesinatos formaron parte de una política sistemática más amplia de abuso de los derechos humanos ordenada por Fujimori. Los fiscales sostienen que si bien esta política no se plasmó en un texto legislativo por medios públicos o formales, se trató de una política de facto que el estado aplicó en su estrategia de lucha contra el terrorismo y que se manifestó a través de numerosos abusos de las Fuerzas Armadas, los cuales fueron documentados por la CVR y muchos otros estudios e informes públicos. Los fiscales alegan que, dado que Fujimori ordenó la implementación de esta política, es responsable de los crímenes de Barrios Altos y La Cantuta (homicidios) en condición de autor mediato a través de un aparato de poder organizado. El concepto de autoría mediata establece la responsabilidad penal de quienes cometen delitos a través de un intermediario, y dominio del hecho, refiere al control de un hecho delictivo mediante un aparato organizado del estado.
Estas teorías ya han sido aplicadas por otro tribunal peruano en el juicio contra el Gral. Salazar Monroe, ex jefe del SIN.

¿Cuáles son los requisitos, según el derecho internacional, para establecer que ha existido una práctica sistemática y generalizada de violaciones de los derechos humanos?

Varios tribunales internacionales, entre ellos tribunales regionales de derechos humanos que adoptan decisiones sobre responsabilidad del estado (como la Corte Interamericana de Derechos Humanos y el Tribunal Europeo de Derechos Humanos), así como tribunales de crímenes de guerra que determinan casos de responsabilidad penal individual (como el Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia y el Tribunal Penal Internacional para Ruanda), han examinado un amplio espectro de situaciones en las cuales, según determinaron, existió una práctica o política generalizada de violación a los derechos humanos.

Si bien en algunos casos existieron pruebas de que el plan contaba con un marco jurídico escrito, como disposiciones legislativas, decisiones administrativas o directrices oficiales, dicho marco jurídico no es un requisito necesario. El Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha determinado que también es posible identificar “una práctica administrativa, [a través de] una repetición de actos incompatibles con [los derechos humanos] y la tolerancia oficial de las autoridades del estado”. En estos casos, resulta inconcebible que quienes detentan la autoridad no conocieran las violaciones y, por lo tanto, no pueden desligar su responsabilidad por ellas.

En Irlanda vs. Reino Unido (Sentencia del 18 de enero de 1978), el Tribunal Europeo definió a una práctica como “la acumulación de infracciones idénticas o análogas, lo suficientemente numerosas e interconectadas como para constituir no meros incidentes o excepciones aislados, sino un patrón o sistema”.

El Tribunal también adoptó expresamente como estándar de prueba necesario para establecer una práctica administrativa la prueba “sin lugar a duda razonable”, pero señaló que esta prueba puede desprenderse de la coexistencia de deducciones los suficientemente persuasivas, claras y concordantes, o de similares presunciones de hecho irrefutables.

La noción de “tolerancia oficial” que ha sido utilizada por el Tribunal Europeo se refiere a los casos en que los superiores, pese a conocer las violaciones, se niegan a adoptar medidas para sancionar a los responsables o prevenir su repetición; o cuando una autoridad superior manifiesta su indiferencia rehusándose a llevar a cabo una investigación adecuada sobre su veracidad o falsedad de supuestos abusos. (Ver primeros casos, Francia, Noruega, Dinamarca, Suecia y Países Bajos vs. Turquía, decisión del 6 de diciembre de 1983, Decisions and Reports 35, pp. 163-64; el caso Griego, Yearbook 12, pp. 195-96; y casos posteriores contra Turquía, como Akdivar y Otros vs. Turquía, sentencia del 16 de septiembre de 1996, Reports 1996-IV, así como Chipre vs. Turquía, Solicitud N.° 25781/94 [2001] TEDH 331 [10 de mayo de 2001]).

La pregunta de si un estado emplea una práctica sistemática de violaciones de los derechos humanos también ha surgido en el derecho penal internacional, en el marco de la evaluación de la responsabilidad penal individual por delitos de lesa humanidad. Por lo tanto, resulta útil recurrir a estos estándares, aún cuando en el juicio contra Fujimori no se debata específicamente la cuestión de si los abusos cometidos en Perú equivalen a crímenes de lesa humanidad.

Según el derecho penal internacional, un delito de lesa humanidad se comete cuando se lleva a cabo un acto prohibido como parte de un ataque generalizado o sistemático contra cualquier población civil. Sin embargo, a fin de establecer que un delito constituye un delito de lesa humanidad, los tribunales penales internacionales han sostenido que no es necesario proporcionar pruebas de la existencia de una política de estado adoptada formalmente, sino que basta con demostrar que existe un ataque de facto generalizado o sistemático.

El Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia (TPIY) ha insistido en más de una ocasión que la cuestión relevante no es la existencia de una política formal, si bien este tipo de políticas constituirían una prueba contundente de la naturaleza sistemática del ataque, sino la situación real en sí (ver casos Blaskic, Kunarac, Kordic y Cerkez). Como señaló el TPIY, “si el acto se produce en forma generalizada o sistemática, se demuestra la existencia de una política que avala la comisión de estos actos, independientemente de que esté formalizada o no”. En Limaj, el Tribunal advirtió que es evidente que “la presencia de una política estatal [por lo general se manifestará] cuando los actos en cuestión se realicen en un contexto de acciones estatales significativas, en el cual puedan identificarse canales formales de mando”.
Según el Tribunal, “ataque sistemático” se refiere a la naturaleza organizada de los actos de violencia, la imposibilidad de que ocurran al azar “en el sentido de repetición no accidental de conductas criminales similares” (ver casos Kordic and Cerkez; Blaskic and others).

En el juicio de Goran Jelisic, acusado de genocidio, violaciones graves de los Convenios de Ginebra de 1949 y violaciones de las leyes o usos de guerra y crímenes de lesa humanidad cometidos en 1992 en la región noreste de Bosnia y Herzegovina, el TPIY determinó que los factores que deben considerarse para determinar si existe un ataque generalizado o sistemático incluían: la existencia de una política declarada dirigida contra una comunidad en particular; la creación de instituciones paralelas destinadas a implementar esta política; la participación de autoridades políticas o militares de alto nivel; el uso de importantes recursos financieros, militares o de otro tipo; y la magnitud o la naturaleza repetitiva, inmutable y continua de la violencia contra una población civil en particular”.

¿Cuán significativas serán las conclusiones de la Comisión de la Verdad y Reconciliación y de las organizaciones no gubernamentales sobre la existencia de prácticas sistemáticas?

Los tribunales internacionales han considerado habitualmente como prueba admisible los informes de distintos tipos de organismos de investigación, organizaciones intergubernamentales y organizaciones reconocidas de derechos humanos, así como documentos gubernamentales que han sido desclasificados. El peso que se otorga a estas pruebas es una decisión que corresponde al tribunal, y que dependerá de las normas probatorias aplicables en cada jurisdicción.

Si bien no existen normas internacionales estrictas sobre el testimonio de oídas, los estándares del debido proceso exigen que el acusado tenga una oportunidad real de impugnar la credibilidad de cualquier prueba. En el caso de los informes, esto puede hacerse a través del testimonio de un testigo que esté familiarizado con la forma en que se compiló el informe en cuestión. Con respecto a los documentos, normalmente se exige que estos estén autenticados en cuanto a su origen y la cadena de custodia, de modo que el Tribunal no tenga duda de la fiabilidad de dichos documentos.

Como se señaló, la Corte Interamericana ha aceptado previamente como prueba el informe de la Comisión de la Verdad en La Cantuta vs. Perú - Serie C No. 162 [2006] Corte IDH 6 (29 de noviembre de 2006). Los tribunales penales internacionales han aceptado como admisibles los informes de derechos humanos de organizaciones intergubernamentales y no gubernamentales; lo mismo ha hecho el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

¿Qué teorías internacionales sobre responsabilidad han sido aplicadas a otros altos funcionarios públicos o jefes de estado en casos similares?

Conforme al derecho internacional, y dado su carácter de ex jefe de estado, se podría acusar a Fujimori por su responsabilidad tanto mediante la teoría de la asociación para delinquir, en la cual el presunto delincuente participa en un plan común que involucra determinados actos ilícitos, como de acuerdo con la doctrina de la responsabilidad de mando, según la cual un superior o autoridad es responsable por los delitos cometidos por una persona bajo su control, cuando el superior sabía (o debió haber sabido) que se estaban cometiendo delitos y no tomó medida alguna para prevenirlos.

La primera teoría, de asociación para delinquir (joint criminal enterprise, JCE), ha sido utilizada reiterada y consistentemente para el juzgamiento de delitos graves, como los crímenes de guerra y los crímenes de lesa humanidad. El TPIY ha determinado que la asociación para delinquir es un tipo de responsabilidad que forma parte del derecho consuetudinario internacional (Tadic, Sala de Apelaciones, 15 de julio de 1999, párr. 220). La asociación para delinquir presenta tres categorías de criminalidad colectiva: una ‘básica’, en la cual todos los coautores comparten la misma intención dolosa (ver, por ejemplo, Tadic, AC, párr. 196, Kvocka et al, Sala de Apelaciones, 28 de febrero de 2005, párr. 82); otra ‘sistémica’, que se desprende, aunque no en forma exclusiva, de la jurisprudencia de los juicios sobre campos de concentración de la Segunda Guerra Mundial, según la cual la responsabilidad de los acusados depende de si conocen el sistema de represión en cuya ejecución participan y de su intención de impulsar el sistema; y una tercera ‘ampliada’, que asigna responsabilidad por los delitos que exceden el fin común, pero que constituyen una consecuencia natural y previsible de dicho fin (Tadic, AC, párr. 204, Kvocka et al, AC, párr. 83, Vasiljevic, Sala de Apelaciones, 25 de febrero de 2004, párr. 99). La acusación debe demostrar la intención del acusado de participar en el fin común delictivo y de contribuir a este, que el acusado sabía que esto podría resultar en un delito y que estuvo dispuesto de todos modos a asumir el riesgo y participar.

Para demostrar que existe asociación para delinquir, la acusación debe probar:
Que una pluralidad de personas.

Que existió un plan, esquema o propósito delictivo común. La existencia de un plan puede deducirse de las pruebas circunstanciales, cuando esta es la única deducción razonable (Brdjanin, Sala de Primera Instancia, 1 de septiembre de 2004, párr. 109) o el plan pueda materializarse en forma extemporánea (Kvocka et al., AC, párr. 117).
Que el acusado participó en el plan, esquema o propósito común. La participación no implica que el acusado haya cometido los delitos o participado físicamente en estos, ni que se encuentre físicamente presente, y tampoco es necesario que el grado de participación sea sustancial. Sin embargo, la persona que participó debe realizar actos destinados a concretar el plan común (Kvocka et al, AC, párrs .97, 112 – 113, 187, 263, 289, 421; Brdjanin, TC, párr. 263).

La segunda teoría internacional de responsabilidad es la responsabilidad de mando, que se aplica cuando un superior, ya sea militar o civil, no ejerce el control de las fuerzas bajo su mando y control, y sabe o debería saber que dichas fuerzas están cometiendo o van a cometer estos delitos, evitando de este modo prevenirlos o aplicar sanciones. La responsabilidad de mando no conforma, sin embargo, un tipo de responsabilidad objetiva, es decir, no es suficiente para probar que se cometió un delito y que el acusado revestía el carácter de superior de los autores directos del delito, o ejercía el control efectivo sobre estos.

Dado que la responsabilidad de mando no es un tipo de responsabilidad objetiva, el fiscal debe probar la culpa del acusado. El fiscal debe demostrar que el acusado sabía o tenía motivos para saber que se estaba por cometer un delito y que no adoptó las medidas necesarias y razonables para prevenirlo; o bien que el superior sabía o tenía motivos para saber que se había cometido el delito, y no adoptó las medidas necesarias y razonables para sancionar a los autores.

Este razonamiento ha sido expresado en diversas sentencias del TPIY, como la dictada en el caso Kordic and Cerkez (2001): “Es importante destacar que la doctrina de la responsabilidad de mando no impone responsabilidad a los superiores por su sola posición de autoridad, ya que, para ello, será necesario probar que ‘sabía o tenía motivos para saber’ sobre los delitos y no adoptó medida alguna para prevenir o sancionar su comisión. Por lo tanto, la responsabilidad de mando, que constituye un tipo de responsabilidad imputada, no es una forma de responsabilidad objetiva” (párrafo 369).

El que el oficial superior “supiera o tuviera motivos para saber” sobre los delitos puede probarse mediante pruebas directas o circunstanciales. Las pruebas circunstanciales del conocimiento real del superior incluyen “la cantidad, el tipo y la envergadura de los actos ilícitos, la época en la cual estos se cometieron, la cantidad y los tipos de soldados involucrados, la ubicación geográfica, si se trató de actos generalizados, la táctica de los operativos, el modus operandi de actos ilícitos similares, los oficiales y el personal involucrado, y la ubicación del superior en ese momento”.

El conocimiento puede ser presunto si el superior contaba con medios para obtener información sobre un delito y se abstuvo de hacerlo deliberadamente. Si el superior contaba con información que podría haberle advertido de la situación, entonces tenía motivos para conocerla. Contar con información general bastaría para que esté al tanto de una determinada situación (ver los casos Celebici, Krnojelac, Delalic). No es necesario que la información sea explícita o específica, y puede ser tanto escrita como oral. La cuestión clave es si el superior poseía la información, y no si la llegó a interiorizar o conocer (Delalic, Galic). Los tribunales de crímenes de guerra han determinado que el estándar de prueba para los líderes civiles que detentan una posición de autoridad es más elevado que para los jefes militares.
Si se acusa a una persona de un delito en función de la “responsabilidad de mando”, se le deben informar los siguientes hechos relevantes que serán probados en su contra:

la posición de mando que supuestamente detentaba;la identidad de los subordinados respecto de los cuales ejercía el control efectivo y por cuyos actos se lo responsabiliza;la conducta del acusado que demuestra que sabía que tales subordinados estaban cometiendo un delito o iban a cometerlo;la conducta del acusado que demuestra que no adoptó las medidas necesarias y razonables para prevenir tales actos o sancionar a sus autores (Blaskic, Sala de Apelaciones, 29 de julio de 2004, párr. 218).

lunes, 23 de febrero de 2009

Amorfujifilial

Parió al Destacamento Colina y niega a su criatura
¡¡Juicio de paternidad y alimentos¡¡¡

Fujiamor

Siento electricidad cuando estoy cerca de alberto...


¡¡Por favor aléjenlo de mi!!!
(la fujipicana)

soy inocente... de pegarle a mi perrito

Soy inocente¡¡¡
¡¡¡Jamás he pegado a mi perrito, nunca dejé de darle agüita a mi loro!!!
¡¡¡Calumnias!!!


¿Qué, Cantuta, Barrios Altos? Ahhh tan hablando deso
No pe, esa ya es otra wa

fujiarrepentimiento


¡Ah mi conciencia me pesa!
¡Cómo,
cómo pude!
No debi,
no debi hacerlo...

...no debi dejar ninguna maldita huella

(¿Vito, por qué no seguí tu ejemplo?
¿Cómo pude ser tan caído del palto)

el sueño de la razón produce monstruos

qué feos serán tu sueños
tan abandonados de razón

Siames a siames


Montesinos a Fujimori:


"Un jefe responsable y valiente debe responder por lo que sus subordinados hicimos o dejamos de hacer (...) estimo que como hombres usted y yo debemos responder ante el país por nuestros actos, usted por ordenarlos y yo por cumplirlos".
Declaraciones dadas a la BBC en 2001

Fujiniño: cuando sí era inocente


Alberto Kenya Fujimori Fujimori,
cuando de verdad era inocente
(a menos que se demuestre lo contrario) .

domingo, 22 de febrero de 2009

Galería de anti proceres


Qué San Martín, Bolivar, Sucre, O' Higgins, Santa Cruz, Pumacahua...
no son nada frente a este fabuloso trío que casi deja vacío el continente


"Un canto de amistad, de buena vecindad, unidos nos tendrá eternamente (...)
Son hermanos soberanos de la libertad!"
Himno de las Américas

lunes, 9 de febrero de 2009

Por qué sentenciar a Fujimori


Hoy terminaron su alegato en el juicio al ex presidente Fujimori los abogados de la parte civil (representantes de víctimas y familiares de los casos Cantuta y Barrios Altos). Tres cosas quisiera destacar de este discurso final, una especie de interpelación final al Tribunal y la opinión pública:

1. Recordar a las personas que sufrieron

Ronald Gamarra, Secretario Ejecutivo de la CNDDHH empezó su intervención recordando una por una a las víctimas, mencionando sus nombres, sus estudios, sus aficiones. Y también sus aspiraciones, pues en la mayoría de casos las víctimas fueron asesinadas muy jóvenes, cuando sus sueños estaban en plena maduración.

Luego recordó a los familiares y sobrevivientes. Y llamó a hacer memoria sobre el largo camino de sufrimiento, de estigma, de miedo, de persecución, de vergüenza, pero también de lucha, de tenacidad, y sobre todo de amor y solidaridad que tuvieron que seguir para llegar hasta este momento frente a un tribunal que tiene la oportunidad de hacerles justicia. Quince años después.


Y es que entre tanta argumentación jurídica, alegatos, pruebas, testimonios, malabares legales y retóricos, cinismo y mentiras disfrazadas con ropajes legales se acaba por perder el sentido final de todo esto: que se trata de gente que ha sufrido hechos terribles - la muerte cruel de sus familiares y el ocultamiento de sus cuerpos- y que además, es sometida al sufrimiento adicional de esperar años y aguardar en la incertidumbre de la justicia peruana.

2. Revalorar a la Comisión de la Verdad y Reconciliación

Fue una constante en las intervenciones de la defensa buscar desacreditar a la CVR, bajo una lógica muy sencilla: si sus integrantes no eran idóneos, si su trabajo fue metodológicamente cuestionable, si su informe no fue objetivo ni claro, entonces aquellas conclusiones que involucran a Fujimori carecen de relevancia. De paso demoler a comisionados e informe beneficiaba a muchos más personajes más allá del ex presidente.

Por ello el ensañamiento de Nakasaki cuando se presentó a las audiencias Carlos Iván Degregori. El abogado de Fujimori buscó desacreditarlo a todo nivel, desde su pasado como izquierdista, su profesión, su colegiatura, sus conocimientos sobre funcionamiento del Estado, sus métodos, su calidad como perito. Razonamiento sencillo del abogado en verdad: deslegitimando al autor del mensaje, el mensaje carece de valor. Pero Carlos Iván Degregori, sabiendo que iba a ser sometido a este ataque aleve, no se amilanó y cumplió con su responsabilidad. Tanto él como el informe fueron defendidos en una exposición que será muy recordada (hablaremos de ella pronto).

Gamarra también revaloró el informe de la CVR. Señaló su enorme valor, mencionó que mientras acá se discute sobre su importancia de manera interesada, fuera del país se le concede valor incluso como prueba a nivel judicial. Recordó otras comisiones de la verdad o esclarecimiento histórico creadas en América y el mundo para procurar algún nivel de solución a periodos de sistemáticas violaciones de derechos humanos. Y remarcó que han sido instrumentos fundantes, claves para que sociedades que han sufrido lo extremo, puedan reconstruirse en todos los sentidos.

El informe de la CVR, imperfecto, es un patrimonio de todos los que luchan por un mejor país. Si hay que criticarlo, es por que no llegó a profundizar su trabajo como cada persona que vivió la violencia, con su historia particular y digna de ser contada y atendida, hubiera deseado. Pero este es un pedido por más CVR, no un pedido por menos. Y eso nos lleva al último punto.

3. La sentencia a Fujimori es un símbolo de otra cosa, de justicia, de democracia


No son solamente las víctimas y familiares de los casos de Barrios Altos y La Cantuta las que serán reivindicadas por una sentencia justa contra el ex Presidente Alberto Fujimori. Ellos no fueron los únicos que pasaron por situaciones límite ni las únicas que aún esperan por justicia, reparación o noticias de sus parientes desaparecidos.

La justicia no es un patrimonio de particulares solamente, no en este caso por lo menos, donde se trata de juzgar a un ex presidente por las políticas criminales que su gobierno diseñó e implementó y que afectaron a miles de ciudadanos. No cuando se trata de crímenes contra la humanidad.

No se trata tanto de sancionar a la persona Fujimori, finalmente un segundo en larga historia de nuestra nación, como de hacer Justicia con efectos de larga duración en nuestra sociedad.

Se trata de reparar a quienes sufrieron, y si se puede, contribuir a recuperar algo de las relaciones entre personas que han sido tan duramente dañadas, la desconfianza entre nosotros y hacia nuestras instituciones. Se trata de devolver algo de credibilidad en los poderes, en el sistema de justicia, en la democracia realmente existente.

No se trata de revancha, ojo por ojo, venganza, persecución política, ensañamiento con un anciano; no es un asunto de rivalidades entre izquierda y derecha, ni entre buenos y malos, ni entre caviares y pragmáticos, ni entre ONG y Estado.

Se trata de tener esperanza en la Justicia porque sin ella la democracia solo es una farsa. Porque si en casos tan graves como asesinatos, desapariciones, torturas y violaciones no se sanciona a los autores, entonces queda claro que la IGUALDAD, fundamento de la idea misma de democracia solo es verso.

Si no se sanciona por hechos tan graves, notorios y conocidos, donde los ojos del mundo entero están posados ¿qué pasa entonces con casos menos graves, más cotidianos, que cuentan con menos o ninguna cobertura de prensa, esos casos por los que sufren miles de peruanos diariamente ante abusos de poderosos?

Si no se sanciona es porque hay gente que es intocable, no importa qué cosas horrendas, grotescas y patentes cometa. No importa que sea evidente, que todos sepan que son culpables, que hasta los propios autores asuman actitudes cínicas, conchudas.

Como dijo Gamarra al final de su intervención: "Estamos acostumbrados a que vayan a la cárcel peces chicos mientras los tiburones nadan en el mar de la impunidad... quien viola ley merece una sanción sin importar si es grande o chico, débil o poderoso, si es gobernante -como en este caso- o un simple ciudadano..."



La sentencia es una oportunidad de cambiar estas viejas tradiciones. Oportunidad de dotar de algo de sentido a palabras e instituciones vacías y exangües como democracia, justicia, verdad, humanidad, respeto por la vida, por las instituciones, por cada persona. Oportunidad de fortalecer y animar la vieja batalla por los derechos y la vida que tantos peruanos y personas en el mundo entero han emprendido y siguen dando, muchos de ellos desde lugares recónditos y en las condiciones más adversas.

Como dijo finalmente Gamarra: "Que la sentencia del tribunal haga honor a esta lucha ecuménica de búsqueda de justicia e imperio del Derecho frente a la impunidad y los Crímenes contra la Humanidad".

Esperamos que así sea.

sábado, 31 de enero de 2009

El baúl de los recuerdos: "Marxista hasta un segundo antes de mi muerte"


- "Oye, hasta cuándo vas a ser marxista?"

- "Hasta un segundo antes de mi muerte."

Tan patética frase, simbólica de un compromiso político y vital común en aquellos muy agitados años de fines de la década de los 70 del siglo pasado, pudo ser de muchos, sí, pero en este pequeño recuerfo, fue de uno.

Fue de Cucho. El entonces joven y prometedor dirigente de izquierda, Agustín Haya de la Torre, "Cucho" para sus amigos y camaradas, la dio en una entrevista del 25 de junio de 1979 al fenecido semanario "La Calle".

¿Qué fue de "La Calle"? Fue una revista de corta duración, editada por Runamarka SA., la misma empresa editorial que sacaba La Revista de Marka y que sus activos dueños, hombres de izquierda y también de negocios, produjeron para enfrentar el cierre de Marka por parte del gobierno del General Morales Bermúdez. Cumplió un rol efectivo de incidencia política y presión y sobrevivió unos meses a la reapertura de las revistas en el Perú, luego de la famosa huelga de periodistas de 1979.

¿Qué fue de "Cucho" Haya. En 1979 era Dirigente Nacional de la Unidad Democrática Popular (UDP) en representación del Partido Comunista Revolucionario - Trinchera Roja (PCR - Trinchera Roja) . En la entrevista habla de la relación con su famoso apellido, su familia y el Partido Aprista, cómo lidia con esto y sale bien librado, desmarcado de ese pesado legado, para cumplir su rol dentro de los planes de la izquierda peruana, que tan apremiantes eran entonces.

En 1996 "Cucho" Haya se inscribió en el Partido Aprista. Con el segundo gobierno de Alan García, como 20 años después de la frase recordada, se convirtió en un funcionario del Gobierno como director de la Agencia Peruana de Cooperación Internacional - la famosa APCI. Desde allí no tuvo empacho en tolerar (¿promover?) las acciones del gobierno por monoscabar la idependiencia de las ONG de derechos humanos y ambientalistas, las que - rara es la vida- muchas tienen entre sus directivos aún a ex compañeros suyos.

Hasta al mejor marxista se le acaba por terminar la mecha. Aunque para ser correctos, tampoco es que haya llegado el último segundo se su vida. Y que no llegue, claro.

martes, 27 de enero de 2009

Uchuraccay: "Sí, les dimos muerte"


Sobre la masacre de los periodistas en Uchuraccay se ha escrito e investigado mucho. Desde la Comisión Vargas Llosa (1983), pasando por el juicio (1987) hasta el informe de la Comisión de la Verdad y Reconciliación (2003). Solo quiero recordar una breve pero significativa entrevista, ya casi olvidada.

Conocida la masacre de los 8 periodistas, viajaron desde Lima directivos de los medios donde trabajaban: Diario de Marka (Chema Salcedo director, además de "Chivo" Castillo y Severo Huaycochea), La República (Guillermo Thornidike y el "Chino" Domínguez) , El Observador (Wiener), y de la Revista Oiga.

Además llegaron otras autoridades y hombres de prensa como Mario Castro Arenas (Decano del Colegio de Periodistas), César Hildebrandt de la televisión, Arturo Salazar Larraín (La Prensa), Guido Chirinos (Última Hora), Monseñor Luciano Metzinger, los senadores Jorge del Prado y Murrugurra, Osvaldo Sánchez, presidente de la Asociacion de Reporteros Gráficos del Perú, entre otros.

Viajaron en un jet alquilado a la aereolínea Faucett por Guillermo Thorndike, entonces director de La República (1983) y antes de El Diario de Marka (1981).

Cuando llegaron a Huamanga, Luis Morales Ortega, corresponsal de El Diario de Marka en Ayacucho ya salía para Uchuraccay en un helicóptero del Ejército, junto al juez y miembros de la policía. Cuando el resto de la delegación de periodistas llegó a la comunidad de Uchuraccay, Morales ya estaba conversando en quechua con los comuneros.

Reproducimos un breve extracto de una de estas entrevistas realizadas en el sitio por Morales, recogida a pocas horas de ocurruido los hechos, en quechua, y en condiciones en que intentaba de alguna manera evitar la presencia de los policías o minimizar su intervención en las entrevistas.

Fragmento recogido del inmerecidamente olvidado libro de José María Salcedo "Las tumbas de Uchuraccay", publicado en enero de 1984, sin ninguna reedición, y casi por completo fuera de circulación.


- ¿Cómo te llamas?
- ¿Mi nombre señor?
- Sí.
- Olimpo Gavilán, señor.
- Olimpo Gavián, ¿no te enteraste de que entre el grupo de periodistas había uno apellidado Gavilán? El día que llegaron, ¿llegaron con armas?
- No señor, sin armas.
- ¿Con qué llegaron?
- Habían llegado con cámaras fotográficas, con películas, documentos de algunos niños de 10 o 12 años, así. Los otros habían venido con carnets y luego dentro de la maleta encontramos bandera, bandera de Rusia.
- ¿Dentro de la maleta había una bandera de Rusia? ¿De qué maleta?
- En la maleta que habían traído. Además había dentro de las maletas hule celeste en abundante cantidad.
- Dime esto nada más. ¿Ese día había acá hombres armados?
- No señor, no hubo nadie. En esta puna no había nadie armado.
- ¿Bebieron ese día, estuvieron solos?
- Todos estuvimos sanos.
- ¿Por qué los mataron si estaban sin armas, si nada? ¿Sólo porque vinieron ¿Por qué los mataron?
- Porque los militares, porque los jefes que han venido nos han dicho: a esa gente les toman bien sus declaraciones y si tienen algo y creen que son sospechosos les dan muerte. Sí, les dimos muerte.
- Si no tenían armas, eran gente como ustedes y sin que dieran motivo, ¿por qué los mataron?
- Sí, porque tenían bandera, nada más.


Como se recordará, Luis Morales Orteaga, periodista ayacuchano que denunció desde tempranas fechas las violaciones de derechos humanos cometidas por ambos bandos en conflicto, fue asesinado en 1991 por presuntos agentes del Estado, miembros del Grupo Colina.


Aca algunas imágenes de un documental sobre el tema:

"UCHURACCAY" de Carmen Valdivieso
Cargado por enlacenacional

Aca un reprotaje de Canal 7, donde se puede ver a Luis Morales entrevistando a los comuneros.


lunes, 19 de enero de 2009

Lhasa de Sela - El Desierto

Lhasa recita, canta.

Desde allí se calcina. Y se ríe. Porque todo parece tan sencillo: el centro de la nada es el corazón que se ha usado mal. Pero desolado, es solo suyo.

domingo, 18 de enero de 2009

La culpa del que me obliga a matar niños


Gustavo Faverón ha expuesto en su último artículo algunos argumentos que buscan hacer inteligible la conducta del Estado israelí. Su artículo se titula "Los niños de Gaza". Y es una breve explicación de por qué han muerto tantos de ellos en esta ofensiva militar, que al parecer está terminando.

Quizá la idea fuerza del artículo sea "la culpa de que los niños de Gaza mueran no es de los que los matan sino de los que los colocan en situación de morir". O en todo caso de ambos. Y que eso no lo quieren reconocer los que solo condenan a Israel.

(o que solo lo condenan desde argumentos simplificadores, como según él lo hace Gonzalo Gamio, del que se ocupa en un post anterior, al cual critica especialmente por el uso de la acusación de "limpieza étnica" como política del Estado de Israel sobre el pueblo palestino. Por cierto, Gamio señala que no piensa eso, sino que citó a alguien y lo comentó... Bueh... que Gamio se defienda como pueda si de algo tiene que defenderse).

Algunas de las ideas expuestas por Gustavo son desde mi punto de vista:

Israel tiene objetivos militares. No es la maldad lo que mueve su acción, sino fines de seguridad, fines políticos. No tiene motivos para matar civiles y menos niños. Así que si los mata debe ser porque no puede evitarlo. O porque lo obligan. Y como esto efectivamente ocurre, entonces los mata.

A Hamas en cambio le conviene la muerte de niños. Es provocación para los políticos y militares de israel, propaganda en contra, solidaridad por su causa, protección para sus edificios importantes. Por eso los usa de escudos humanos. Por eso los niños mueren.

Sin duda, todo eso debe haber en ese conflicto, y mucho más.

La barbarie no es monopolio de un solo lado, casi nunca lo es ningún conflicto armado. Pero los esfuerzos de racionalizar situaciones como esta, conductas criminales finalmente, pueden ser hasta lúcidos, pero... no sé, los intelectuales deberían ser menos intelectuales y quizá más activistas antes de aportar argumentos que pueden ayudar a justificar a los políticos de cualquier bando sus abusos de poder.

En situaciones como las que hemos visto estas semanas, me temo que la razón tenga poco que ver, su impacto es reducido en la marcha de estos acontecimientos. Es el cálculo, el beneficio y no la razón los que priman. Y las mentiras, construidas como simulacros de razonamientos nos acaban confundiendo a todos. Como buena propaganda y porque para eso son.

Es penoso reconocer que año tras año y década tras década la confusión, hija de la manipulación política, de tradiciones y prejuicios, de identidades nefastas, ha aportado discursos explicativos y racionalizaciones similares.

Siempre mueren inocentes porque se mezclan con los culpabes y no se los puede distinguir bien. Se lo llama costo social. Daño colateral. Efecto no esperado. Lamentable saldo. Tragedias, inevitables pérdidas, en suma.

En nuestro país, durante el periodo de violencia estos argumentos fueron usados tanto por el Estado como por Sendero Luminoso. Voceros militares explicaron que los senderistas se camuflaban en las comunidades y como no podían saber quién era quién, arrasaron con todos (niños incluidos). Lo hicieron por la patria, porque era una orden, por cumplir con el deber, por la seguridad colectiva.

Porque los senderistas, de acuerdo a las doctrinas maoistas, en efecto, llamaban a su partidarios a estar entre los campesinos, como peces en el agua. Y su guerra avanzaba victoriosa, sus ataques eran más cruentos, parecían indetenibles por vías normales. Así que a los militares no les faltaba una buena justificación para su accionar.

Los senderistas, por otro lado, hablaban de la cuota. También afirmaban sus dirigentes que si para que triunfe la revolución eran necesarios un millón de muertes, pues habría que pagar ese costo (esperaban una invasión norteamericana, una gran matanza y una guerra de liberación).

No se quedaron en teorías, desde luego. La matanza de los penales, crímen de lesa humanidad cometido por el Estado peruano, fue provocado en parte por las decisiones de los dirigentes senderistas. La situación fue llevada a un punto de tensión concientemente, donde la posibilidad de que el resultado fuera la muerte de todos los presos no era ajena para los dirigentes y los propios reclusos.

Pero aunque Sendero Luminoso fuera una organización terrorista, provocadora, que instrumentalizaba a sus propios miembros en función de fines políticos, colocando en alto riesgo sus vidas e integridad, es decir, ofreciendo al Estado una posibilidad de respuesta criminal, eso no quiere decir que era la única posibilidad de respuesta.

El Estado peruano tenía más de una opción. No opciones fáciles, no sin costos políticos. Pero no criminales. No bárbaras. No inmorales. No precisamente aquella que respondía terror con terror e igualaba a todos hacia abajo.

Pero no hay que caricaturizar. Faveron no justifica los crímenes del estado de Israel, los condena y los llama crímenes de guerra. Pero en su llamado que creo sincero por explicar por qué ocurren tantas desgracias y por qué no toda el mal está del lado judío, él y otros intelectuales de posiciones similares, abren la posibilidad para que otros más aviesos vulgaricen sus argumentos y armen justificaciones de crímenes que finalmente, serán propaganda y más tarde, mecanismos de impunidad y más tarde, antecedentes para nuevos ataques.

jueves, 15 de enero de 2009

Rechazo firmemente la palabra tortura...¡


Pero solo la palabra tortura. Llamémosle apremios, tormentos, suplicios, martirios, golpizas, maltratos, excesos. El lenguaje es amplio y sirve para todo tipo de malabar.

(y hay tantos buenos antecedentes, como el uso típico de "represalia" en lugar de "ataque" o "agresión")


Aplicar el famoso "submarino" o "la bañera" no es tortura porque eso sería ilegal. Aplicar "asfixia simulada" es perfectamente constitucional, porque así lo dicen expertos asesores de G. W Bush. Claro que las dos cosas son técnicamente lo mismo, o casi, vaya uno a saber las sutilezas de la crueldad legal.


Torturar es una violación grave de los derechos humanos y un crímen de lesa humanidad. Pero "obtener información clave" de detenidos mediante tecnicas controvertidas de interrogatorio es un acto de patriotismo, salva vidas, defiende la nación y brinda seguridad colectiva.


"Ablandar" dicen por aca los policías peruanos. "Apretar". "Pasarlos por la máquina". Muchos nombres para lo mismo, pero básicamente las mismas intenciones. En eso estamos todos globalizados hace tiempo.


Para encontrar despatarradas expresiones conchudas de tortura no hay que irse hasta Guantánamo o Afganistan. Es una práctica totalmente vigente en nuestra querida tierra desde hace unos cuantos siglos.


Pero para no retroceder hasta los años de la Inquisición (saltando unas centurias) retrocedamos solo unos días (más sencillo). Hace unas semanas la Defensoría del Pueblo anunció que en los últimos cinco años había recibido denuncias de por lo menos 500 casos de tortura. Human Rights Watch así lo ha señalado también hace solo un par de días en su reporte mundial.


Y tambien muy reciente. El caso de los campesinos de Majaz no es notable por su magnitud, sino por su inusitado registro fotográfico, a lo marines en Irak (todo sitio está finalmente en todas partes).


¿Qué otra cosa sino torturas sufrieron las decenas de miles de personas que fueron desaparecidas o ejecutadas durante el periodo de violencia política?


Decenas, quizá centenas de miles de peruanos torturados, muchos muertos, muchísimos vivos, caminan por allí, con sus cuerpos marcados con el signo del orden (y muchos, muchos torturadores también lo hacen).


¿Lo ven? Un país lleno de torturados en un continente lleno de torturados en un planeta repleto de torturados. La verdad, nada da para el escándalo, viéndolo de ese modo.