lunes, 19 de enero de 2009

Lhasa de Sela - El Desierto

Lhasa recita, canta.

Desde allí se calcina. Y se ríe. Porque todo parece tan sencillo: el centro de la nada es el corazón que se ha usado mal. Pero desolado, es solo suyo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario