martes, 13 de enero de 2009

Solidaridad con Raúl Wiener


La persecución a Raúl Wiener es escandalosa. Ha sido incluido por la fiscalía en una investigación por presuntas actividades subversivas. Esto básicamente por haber ejercido el oficio de periodista y haber denunciado la persecución a un grupo de dirigentes de izquierda, que ha quedado además, totalmente comprobada.


Estamos frente a una violación evidente de derechos humanos: a la libertad de expresión, libertad de prensa, derecho al trabajo y una recatafila de derechos relacionados con las garantías judiciales.


La solidaridad en nuestro país se administra de modos curiosos. Parece basarse en valores y prejuicios que la regulan de modo silencioso. Es alimentada además, por instrumentos de comunicación que la legitiman ante la opinión pública. No todo ni todos son solidarizables.


Puede haber solidaridad (limitada pero hay) por las víctimas palestinas, pero casi ninguna con los campesinos torturados por la minera Majaz. Dos noticias que han corrido paralelas. Puede haber solidaridad por Magaly Medina y por Augusto Álvarez Rodrich, pero por Wiener, que se defienda solo.


Y eso que el caso de AAR, bien visto, era un asunto privado. Y el de Wiener uno de interés público. Pero eso no importa. Los mecanismos que dan permiso para la solidaridad discriminan lo relevante por otras razones. Wiener acumula tras de sí, como dice jocosamente Aldo Mariátegui, muchas etiquetas que le quitan valor de cambio en la repartición del apoyo colectivo: rojo, izquierdista no reciclado, radical, trostko, humalista, crítico de la CVR, libio, chavista, criticón y para su mala suerte, no es blanco, rubio, ni siquiera colorado, sino modestamente cholo.


Los periodistas, tan sensibles por lo común, no han dicho nada hasta ahora, salvo la hepática pero rescatable opinión de Mariátegui. ¿IPYS?, el gremio de periodistas, el Consejo de la Prensa, simplemente los colegas?


La estrategia del gobierno de contener a dirigentes sociales, ONG y periodistas a punta de juicios parece que va dando sus frutos. No es mala idea después de todo. Wiener es hoy uno más en esta lista. Pero no será con seguridad el último. Los que evitan pronunciarse hoy deberían pensar en eso.

4 comentarios:

  1. Es horrible que escribas con faltas de ortografía.

    ResponderEliminar
  2. q quejón ese wiener, tantos periodistas que hay perseguidos en provincias, que incluso los matan y por una citación... q figureti

    ResponderEliminar
  3. ANTE EL FALLO DEL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL

    Rechazamos la intención de callar la verdad, por ende, amedrantar a los hombres de prensa que investiga la corrupción en nuestro país. La prensa cuando calla la corrupción baila y encabrita. El periodista encamina la moral de los pueblos. Eso cumple el periodista Raúl Wiener. Sin embargo la acción que ha tomado el TC que da orden al Poder Judicial readmitir acción de Amparo (habiendo sido rechazado en dos instancias) a Lima Airport Partners (LAP) para la administración del aeropuerto Jorge Chávez es un grave error. Así lo percibimos todos los peruanos libres de opinión y pensamiento. Por ello, mi solidaridad con el periodista Raúl Wiener.

    Esperamos que TC, con valentía pida disculpas por sus equivocaciones, pues esta equivocación –vuelvo a decir- da como resultado al atropello a la libre expresión y al libre ejercicio de la prensa.

    RODOLFO ROJAS VILLANUEVA
    PRESIDENTE DE PATRIA VERDE
    MOV. DE ACCIÓN ECOLÓGICA Y SOCIAL

    ResponderEliminar