martes, 4 de octubre de 2011



33

Aunque el local no está lleno, la expositora, una psicóloga arrogante, lee su power point muy seria. Recita que “dar testimonio es reparador en sí mismo”, y sigue adelante con otras frases pop memory, bien recibidas por el público. Es curioso imaginar que la gente de algunos pueblos masacrados debe ser la más sana del mundo: han dado sus testimonios decenas de veces en decenas de años. Parece que en su desgracia está arropada, cual oruga, su escuálida sanación. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario