jueves, 28 de agosto de 2014

Día 61




Para qué sirve mi rostro si no puedes verlo
Para qué este mi lado izquierdo
Que oye tus sueños
Como un rumor de mar que no me arrulla

Necesito tus ojos de nuevo vivos
Para que mi cuerpo deje de vagar con las sombras
Para que tu boca me busque a tientas
Y no me bese
Porque es temprano y en la mañana
Mi saliva es amarga

Mis manos son sólo una palabra entre miles  
Fuera de este lugar junto a tu ombligo
Donde calientas y das vida
Sin apenas moverte o despertar

Cierro mis ojos para oír tus sueños
Pero marchan lejos
Sombra incompleta que es un murmullo

De una sombra que no hemos visto


No hay comentarios:

Publicar un comentario